Uncategorized

La Inmaculada y Nelson Mandela

Se atribuye a Nelson Mandela la siguiente definición de santo:

“Un pecador que sigue intentándolo”

Lo que caracteriza a un santo, a juicio de Mandela, no es tanto el hecho de “no pecar” sino su capacidad de “seguir intentándolo.” El santo es una persona torpe, pero que no queda paralizada por su propia miseria; es alguien que se pone en marcha, después de cada tropiezo. La capacidad para ponerse en pie y seguir caminando es lo que caracterizó a Mandela y lo que, sin duda, hace que tantos reconozcamos en él a una de las grandes autoridades morales de nuestra época.

Pero la vida de Mandela no sólo es conmovedora: es inspiradora, ilumina y ayuda a interpretar aspectos clave de nuestra propia tradición.

En la fiesta de la Inmaculada (Concepción de María) los católicos celebramos muchas cosas. La más importante de todas es que Dios tiene un proyecto para nosotros y que ese proyecto consiste en vivir en santidad.

Pero, ¿qué tipo de santidad?

Aquí es donde la definición de Mandela puede ayudar.

Lo más importante que celebramos el día de la Inmaculada no es que María no tenga mancha (mácula, pecado), ni que fuese concebida sin mancha, ni que nunca pecara a lo largo de su vida. Lo más importante es que fue capaz de abrirse a un proyecto mucho más grande de lo que nunca había imaginado: fue capaz de confiar en un futuro que no estaba nada claro; fue capaz de desconfiar de sus propias fuerzas y cualidades y dejar que el Espíritu de Dios actuase en su vida.

Mandela también fue capaz de abrirse a un proyecto que le desbordaba: el de la reconciliación nacional en un país dividido; fue capaz de confiar en un futuro soñado, aunque incierto: el de una Sudáfrica sin apartheid; fue capaz de reconocer sus propios límites y ponerse en camino, consciente de su fragilidad.

Recordar a María Inmaculada no debería conducirnos ni a la culpa ni a la nostalgia de una vida pura, sin pecado –cosa, por otro lado, imposible. Debería llevarnos al “seguir intentándolo” de Mandela y al “seguir confiando” de María.

Dejémonos iluminar por las vidas y las palabras de los que nos han precedido. Sigámoslo intentando.

Santa María, ruega por nosotros.

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s