Homilia

Ver, sentir y vivir la Pasión

Unos pocos días al año, la iglesia nos invita a parar y escuchar con especial atención. El Domingo de Ramos es uno de esos días.

Igual que en la Misa del Gallo o en la Vigilia Pascual, en el Domingo de Ramos escuchamos de corrido una larga historia. Pero la escuchamos no sólo para introducirnos en ella sino, sobre todo, para que ella se convierta en parte de nuestra historia. Hoy, en la antesala de la Semana Santa, se nos invita a entrar y hacer propia la historia de la Pasión.

  1. Escuchar la historia de la Pasión: asomarse al balcón de la Semana Santa

Normalmente sólo leemos y escuchamos fragmentos de los evangelios y de otros libros de la biblia. Pocos de nosotros leemos un evangelio entero (cosa que, por cierto, se hace en poco más de una tarde) o, todavía menos, dedicamos tiempo a comparar lecturas bíblicas. La liturgia del Domingo de Ramos, sin embargo, es una excepción respecto al resto del año; aunque no leemos entero el evangelio (de Mateo en este caso), sí leemos entera una versión de lo sucedido en Jerusalén entre la última cena y la muerte de Jesús en la cruz.

Esta lectura panorámica, verdadero balcón de la Semana Santa, pretende asomarnos a lo que viviremos en los próximos días. El Domingo de Ramos, como Juan el Bautista al inicio de la vida apostólica de Jesús, adelanta lo que ha de venir.

La primera invitación que hoy nos hace la liturgia consiste en hacer algo tan simple como escuchar: convertirnos en oyentes atentos de la palabra y asomarnos –con todos los sentidos– a la Semana Santa.

  1. Entrar en la historia de la Pasión: ver, sentir y revivir momentos claves de la fe

Pero no basta con escuchar, pasivamente, la misma historia, una vez más. Conviene, además (y esta es la segunda invitación) disponerse para entrar en la historia, “colarse” entre los protagonistas de la Pasión y tratar de ver, sentir y vivir –como si allí estuviera– para ver, sentir y vivir lo que ellos vivieron antes.

Y es aquí donde las procesiones y devociones populares de Semana Santa nos ofrecen una gran oportunidad para revivir lo que otros vivieron. San Ignacio de Loyola, en sus Ejercicios Espirituales, hablaba de la importancia de “aplicar los sentidos”. Esta expresión, un tanto extraña a nuestros oídos, no significa, en el fondo, más que dedicar un rato –usando los sentidos y la imaginación– para trasladarnos al tiempo y al lugar de la escena que contemplamos.

Durante una semana, en muchas ciudades de nuestro país, numerosas cofradías recorren las calles tratando, quizás sin decirlo así, de “aplicar los sentidos” (y los sentimientos) a una escena particular de la Pasión.

Imagen

Aquí, en Zaragoza, hay una cofradía que contempla la Entrada de Jesús en Jerusalén; otra se fija en la Institución de la Sagrada Eucaristía; la hay que medita el Prendimiento del Señor y el Dolor de la Madre de Dios; otras –sin embargo– prefieren pararse a contemplar la Coronación de Espinas y al Señor atado a la Columna; hay una cofradía que acompaña a Jesús Camino del Calvario; otra, camino también del calvario, se fija en Cristo Abrazado a la Cruz y en la Verónica; la hay que eligió meditar la Llegada de Jesús al Calvario; otra prefirió avanzar más allá de la muerte para orar ante la escena del Descendimiento de la Cruz y las Lágrimas de Nuestra Señora. Hay, por último, también, una cofradía que adelanta ya el final y anuncia a Cristo Resucitado y a Santa María de la Esperanza y del Consuelo.

La lista es larga, y dejo muchas cofradías sin nombrar, pero ¿acaso no invitan todas y cada una de ellas a meditar escenas de la Pasión, para así ver, sentir y revivir momentos claves de la fe cristiana?

  1. Hacer propia la historia de la Pasión: entrar a formar parte de la historia

La invitación a entrar en la historia de la Pasión que nos ofrecen las devociones populares en Semana Santa es, sin duda, una gran oportunidad para revivir nuestra fe. Quizá por ello el Papa Francisco nos exhortó recientemente a valorar este tipo de manifestaciones religiosas.

“La piedad popular”, nos dijo, es “verdadera expresión de la acción misionera espontánea del Pueblo de Dios … donde el Espíritu Santo es el agente principal”. Y nos sugirió una pista: “Para entender esta realidad hace falta acercarse a ella con la mirada del Buen Pastor, que no busca juzgar sino amar”.

Contemplemos, pues, las escenas de la Pasión aplicando los sentidos, pero también amando, dejándonos afectar por la realidad que contemplamos.

Las devociones populares, por sí mismas, aunque ayudan, no bastan. Si sólo somos nosotros los que entramos en la historia, para luego salir, sin quedar afectados, entonces la aventura se habrá quedado corta. La historia debe también entrar en nosotros.
El cofrade, como el peregrino, está invitado a serlo siempre y en todo lugar, no sólo en Semana Santa. Aunque durante estos días se viva con mayor intensidad, es toda la vida la que debería quedar afectada por lo vivido esta semana.

Imagen

De aquí la importancia de contemplar con amor a la que se refiere Francisco. Porque la tercera y última invitación del Domingo de Ramos consiste, precisamente, en hacer propia la historia de la Pascua, y eso sólo se hace amando. Si “aplicamos los sentidos”, si revivimos y contemplamos las escenas de la Pasión, si sacamos pasos de Semana Santa a la calle, es para que esa historia –la historia de amor cristiana– sea, también, parte de mi historia, y yo parte de ella.

Homilía del Domingo de Ramos (A)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Advertisements
Standard

One thought on “Ver, sentir y vivir la Pasión

  1. Katharina Kloiber says:

    Gracias, Jaime.

    Gesendet: Samstag, 12. April 2014 um 20:40 Uhr Von: sjtatay <comment-reply@wordpress.com> An: kkloiber@gmx.de Betreff: [New post] Ver, sentir y vivir la Pasión

    sjtatay posted: "Unos pocos días al año, la iglesia nos invita a parar y escuchar con especial atención. El Domingo de Ramos es uno de esos días.Igual que en la Misa del Gallo o en la Vigilia Pascual, en el Domingo de Ramos escuchamos de corrido una larga historia. Pero l"

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s